Necesito una silla de ruedas ¿y ahora que?

Esta es la pregunta que nos formulamos todos cuando nos llega el momento de tener que comprar una silla de ruedas tanto si es para nosotros como si es nuestro familiar el que lo necesita. La primera silla que compremos seguramente será manual por lo que este artículo os va a intentar explicar cómo elegir correctamente la silla que más nos va a servir en cada caso concreto.

Una primera consideración sería si va a ser una silla que sólo la vamos a tener en casa o si también queremos poder sacarla a la calle. En el caso de que sólo la queramos para casa y que no la vayamos a sacar existen las SILLAS DE RUEDAS FIJAS. Este tipo de silla de ruedas son exclusivamente para interior, ya sea del domicilio, del hospital o de las residencias debido al tipo de ruedas que tienen. La mayoría de estas sillas vienen provistas de inodoro.

Silla de ruedas fija para interiores

Dentro de este grupo podremos elegir si la queremos con respaldo reclinable, reposacabezas y reposapiés elevables para poder cambiar la postura del usuario y evitar la aparición de úlceras por presión si el usuario está muchas horas sentado en la silla.

Si lo que queremos es poder utilizar la silla tanto en interiores como en exteriores se nos abre un abanico de decisiones que vamos a ir desarrollando poco a poco.

Las distintas consideraciones a la hora de elegir una SILLA DE RUEDAS MANUAL son:

–         El material en el que está hecha la silla; acero o aluminio: El acero es un poco más pesado que el aluminio pero también es más barato. En cuanto a fiabilidad los dos materiales son muy resistentes.

–         Tamaño de las ruedas traseras: Las ruedas traseras pueden ser de 600 mm (silla autopropulsable) o de 315 mm (silla no autopropulsable). En la silla no autopropulsable la persona que impulsa la silla será siempre el cuidador o el familiar empujando la silla por las empuñaduras traseras; sin embargo en la silla autopropulsable va a ser el usuario el que la lleve empujando los aros de propulsión que llevan las ruedas, aunque también puede ser llevado por otra persona. A la hora de ventajas e inconvenientes de una u otra hay que comentar que las sillas no autopropulsables tienen un ancho total menor que las autopropulsables y según el estado físico o mental del usuario evitamos que haya un atrapamiento de los dedos entre los radios de la silla; en cambio a la hora de subir un bordillo siempre nos va a ser más fácil subirlo con ruedas de 600 mm que con ruedas de 315 mm, aunque los podemos subir con las dos.

–          Tipo de respaldo: Tenemos tres opciones según nuestras necesidades; en primer lugar está el respaldo estándar consistente en una loneta de unos 45 cm de alto, en segundo lugar existe la posibilidad de llevar un respaldo partido con el que a la hora de plegar la silla plegamos también el respaldo por la mitad y nos ocupa todavía menos espacio; y por último está la opción del respaldo reclinable, útil para realizar cambios posturales en usuarios que van a estar muchas horas sentados en la silla.

 

En un último lugar tenemos otro tipo de sillas de ruedas manuales que son las SILLAS DE POSICIONAMIENTO. Estas sillas están indicadas para personas que pasan muchas horas en la silla y necesitan un posicionamiento y control postural elevado. La particularidad de este tipo de sillas es que son basculantes y reclinables. La reclinación del respaldo y la basculación de la silla nos permite que el usuario pueda cambiar de postura y aliviar de esta manera los puntos de presión evitando la aparición de las úlceras por presión. Estas sillas llevan en todos los casos respaldos y asientos confort para mayor comodidad.

Todos estos modelos podeis encontrarlos en la web:

http://www.ortoweb.com/sillas-de-ruedas/sillas-de-ruedas-manuales

Saludos

Maria Gaudioso
Terapeuta ocupacional
Diplomada en educación especial